Tu salud

Como desintoxicar cada órgano para no sentirse enfermo o cansado

29 de julio de 2016

El sistema inmune de nuestro cuerpo está hecho para protegernos de distintas enfermedades e infecciones. Pero si tenemos una enfermedad autoinmune, el sistema inmune destruye a las células sanas sin darse cuenta de ello… Hay ciertos tipos de alimentos que pueden conducir a una enfermedad autoinmune, tales como el azúcar, el trigo, los pesticidas, el […]

limpieza

El sistema inmune de nuestro cuerpo está hecho para protegernos de distintas enfermedades e infecciones. Pero si tenemos una enfermedad autoinmune, el sistema inmune destruye a las células sanas sin darse cuenta de ello…

Hay ciertos tipos de alimentos que pueden conducir a una enfermedad autoinmune, tales como el azúcar, el trigo, los pesticidas, el gluten y los metales pesados.

La inflamación es una reacción de protección del cuerpo, incluyendo a las células inmunes, vasos sanguíneos y mediadores moleculares. Su propósito principal es eliminar la causa original de cualquier daño y de limpiar a fondo las células y tejidos dañados en el proceso inicial de inflamación.

 

Estas son algunos de los tipos más comunes de enfermedades autoinmunes:

Leucemia, Lupus, condiciones hemolíticas
Diabetes Nerviosa y Neuropatía Periférica
Fibromialgia y Distrofia Muscular
Tiroiditis de Hashimoto, Enfermedad de Graves
Esclerosis Múltiple, Autismo, Síndrome de Guillian Barré (causado por la vacuna contra la gripe o un virus)
Artritis Reumatoide, Espondilitis Anquilosante, Polimialgia Reumática
Asma, Granulomatosis de Wegner a los pulmones, Colon Irritable
Diabetes, eczema, psoriasis, etc.

El proceso de desintoxicación es esencial, ya que otorga mejoras integrales para nuestra salud general, eliminando antiguos materiales acumulados de desecho y toxinas de nuestro cuerpo.

Aquí hay algunas formas naturales y métodos que puedes utilizar para desintoxicar el cuerpo completo para mejorar al sistema inmunológico para que no te enfermes ni te sientas cansado.

 

Dieta

Cuando se trata de la Desintoxicación de nuestro cuerpo, no debemos reducir, sino excluir completamente el consumo de trigo, gluten, soya, lácteos, comidas fritas, procesadas, refinadas, pasteurizada y modificadas genéticamente, ya que estas pueden desencadenar el proceso de inflamación.

En vez de eso, deberíamos enfocarnos en consumir grasas saludables, como el aceite de coco, paltas, omega-3, aceite de oliva, frutos secos, semillas y probióticos.

Las dietas alcalinas juegan un papel importante en la desintoxicación, ya que son bajas en comidas con sodio y altas en comidas con potasio.

Limpieza del hígado

La raíz de Diente de León, la leche de cardo, las betarragas (remolachas), alcachofas, el ajo, la cúrcuma o curcumina, alimentos fermentados y el aceite de ricino pueden ser muy benéficos para el proceso de eliminación de toxinas. Recomendamos especialmente para la buena salud del hígado las infusiones de romero y de diente de león.

Aceite de Oliva para la limpieza del hígado

La manera más eficiente de limpiar el hígado es beber jugo de zanahoria y comer manzanas verdes ácidas por una semana. Luego puedes probar la combinación de aceite de oliva y jugo de limón, la cual se considera como un poderoso tónico limpiador.

Limpieza de los riñones

Hierbas que ayudan a limpiar los riñones: concentrado de cerezas negras, diente de león, cola de caballo, hierba de la plata, raíz de hortensia y ortiga.

Altamente efectivas son: agua tibia con limón, magnesio, jugo orgánico de arándanos, vinagre de manzana y baños con sal de Epsom.

Limpieza del colon

La mejor dieta para limpiar el colon es: una dieta basada en alimentos orgánicos, agua de aloe vera, jengibre, ajo, hinojo, arcilla de bentonita y vitamina C, ya que ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo.

Los enemas de café son buenos limpiadores del colon.

Metales pesados

Cuando una persona está expuesta a grandes cantidades de metales pesados, esto puede conducir a un envenenamiento agudo por estos metales pesados.

El mercurio, el cadmio y el aluminio pueden incrustarse en sistema nervioso central y huesos sin si quiera darnos cuenta. Pero las buenas noticias son que existe una combinación de 2 ingredientes que forma quelatos de estos metales y previene que circulen por el cuerpo. Se trata del Cilantro y la Chlorella, 2 ingredientes asombrosos.

Parásitos

Los ingredientes más conocidos contra los parásitos incluyen: ajenjo, cáscara de nuez negra, clavos de olor, ajo, aceite de coco, enemas de café y arcilla de bentonita, que son muy efectivos. Asegúrate de consumir café, agua destilada, esterilidad completa y acuésta sobre tu lado derecho manteniendo la posición de 10 a 20 minutos.

Sistema linfático

Su limpieza otorga la eliminación de toxinas e incluye actividad física como caminar, trotar, hacer yoga, la respiración profunda, etc.

Piel

La limpieza de la piel también es importante en el proceso de desintoxicación, ya que se previene la desregulación de las hormonas, el síndrome de ovario poliquístico, endometriosis y fibromas, condiciones causadas por distintos disruptores endocrinos como lociones, maquillajes, desodorantes o fragancias que contengan parabenos y BHT.

En este caso, los saunas infra-rojos, el ejercicio y la transpiración, baños con sales de Epsom y el cepillado en seco puede ser de gran ayuda para la piel.

La desintoxicación de cada órgano es esencial para una apropiada función del organismo, ya que restaura la fuerza del cuerpo. Hacerse cargo de la salud de uno mismo debe ser una de las metas principales.

 

 

 

Publicado en Senderosaludable.net Mayo del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo

 

 

Tu psicología

Cuatro pasos para eliminar la dependencia emocional

  Eliminar la dependencia emocional es posible. Para ello es uno mismo el que debe tomar la decisión de cambiar para tener una mejor calidad de vida. Las personas que sufren de apego excesivo, no disfrutan de las relaciones, se enganchan en exceso y pierden su individualidad satisfactoria. Hay más porcentaje de mujeres con este […]

Bound heart

 

Eliminar la dependencia emocional es posible. Para ello es uno mismo el que debe tomar la decisión de cambiar para tener una mejor calidad de vida. Las personas que sufren de apego excesivo, no disfrutan de las relaciones, se enganchan en exceso y pierden su individualidad satisfactoria.

Hay más porcentaje de mujeres con este problema, aunque también hay hombres que lo sufren exactamente igual que cualquier mujer, con la desventaja de que les suele dar más vergüenza acudir a una consulta psicológica. Sienten que su hombría está en duda, cuando en realidad nada de eso tiene que ver, una autoestima baja puede acarrear este problema, independientemente del sexo de la persona.

 

1. Reconocer que hay un problema

Analiza. No solo existe la dependencia emocional en las relaciones de pareja, también se puede dar en amistades, compañeros, familia y personas del entorno. En general, es una situación que puede establecerse en cualquier ámbito.

A continuación, te ofrecemos un listado de situaciones y sentimientos para que evalúes si sufres este problema. Así, una persona con apego enfermizo o que tiene dependencia emocional se caracteriza por:

 

  • Su felicidad se centra en una sola persona, no disfruta de otra cosa que no sea estar con quien ama o aprecia.
  • Su alegría depende de cómo le tratan los demás y de lo que piensen de ella. Si se siente aceptada todo genial, pero como sienta que cae mal o que tienen mala opinión de ella, se esfuma la felicidad. Dependen en exceso de los demás para estar bien o mal.
  • Evitan a toda costa llevar la contraria para evitar enfrentamientos, le invade el temor a molestar o a ser rechazado.
  • Antepone el deseo de otros, al suyo propio, se siente como si no tuviera capacidad de decisión, su vida la manejan.
  • Solo se siente bien consigo mismo si se siente querido. Si no hay alguien a quien querer, se siente vacío, sin amor propio.
  • Le invade el miedo a menudo, miedo a perder a esa o esas personas que tanto ama o aprecia. Ese miedo le impide disfrutar como debería de las relaciones.
  • Cae fácilmente en los chantajes emocionales, no soportaría que por su culpa alguien se hiciera daño. Sacrifica su felicidad para dársela a otros.
  • Prefiere sufrir, antes que dejar a la persona a la que estás enganchado/a. No tienes la fortaleza de cortar un contacto porque tampoco siente que tiene la capacidad de salir adelante sin esa persona a la que quiere.
  • Necesitas al otro/a, sino la vida pierde total sentido.
  • El sentimiento de culpa está a menudo con ella. Siente que es el responsable de la felicidad de los demás, ya sea su pareja, familia, amistades, etc. Se siente con la obligación de contentar a los demás y si no lo hace se siente culpable.
  • Quiere tener el control de toda su vida, para tener la seguridad de que no le perderá. Se convierte en una especie de espía para seguir incluso las conversaciones que tiene con otras personas. Se obsesiona un poco con esa persona, deja de vivir su vida para seguir la del otro.
  • La persona está tanto en el centro de su vida, que sus amistades y demás pierden importancia para ella. Hay tendencia de aislamiento social, sólo le apetece estar con esa persona, y cuanto más tiempo diario mejor.
  • La relación genera ansiedad. La persona nunca está contenta porque quiere más, y sobre todo teme que la dejen, lo cual sería una catástrofe porque no se imagina la vida sin esa persona.

 

A cualquiera nos gustaría tener a alguien especial en nuestra vida, lo que diferencia a una persona no dependiente, es que cuando están solo/as pueden tener momentos de melancolía, pero eso no les detiene para seguir disfrutando de otras facetas de su vida. La persona con dependencia emocional necesita al otro para disfrutar.

En cambio la persona dependiente no puede estar sola, se deprime, su autoestima decae y no es capaz de disfrutar de la vida. Ha convertido la relación con el otro en una necesidad para creer sentirse bien…

 

2. Listado de cosas que perjudican y se hacen por amor o cariño

Una vez que ya has reconocido que tienes un problema y tienes el convencimiento de que quieres eliminar la dependencia emocional de tu vida, haz un listado de cosas que has llegado a hacer por alguien, que a ti te perjudicaban. Debes ser consciente de que una persona dependiente no se fija en su bienestar personal, prefiere contentar a la otra persona para no perderla.

Si quieres cambiar, lo primero que debes hacer es pensar en ti lo primero, que tu bienestar sea lo principal en tu vida.

¿Qué cosas tenía la otra persona que te perjudicaban?, ¿qué has hecho tú por el otro que a ti te hacía daño?, ¿has dejado de lado amistades, familia, actividades, estudios, desarrollo personal, etc..?, ¿te han tratado con el respeto que te mereces?, ¿Has hecho cosas que no están bien para no perderle?, ¿cómo ha sido tu estado emocional?, ¿sientes que has mendigado amor o afecto y has ido muy insistente detrás?

A parte de esta persona, ¿has tenido otras facetas en tu vida donde has disfrutado? Pueden ser aficiones, amistades, etc… ¿has aguantado muchas cosas negativas con tal de no perder a esa persona?

Es importante que hagas consciente el sufrimiento que has tenido por ser una persona dependiente. Piensa en todo lo negativo que te ha traído esa relación, de esta manera reforzarás tus ganas de cambiar y de eliminar la dependencia emocional.

 

3. Reforzar la autoestima para eliminar la dependencia emocional

El factor principal de cualquier dependencia es una autoestima baja. Hay muchas opciones para poder reforzarla, desde acudir a un profesional de la psicología hasta hacer biblioterapia. En cualquier biblioteca hay libros muy interesantes sobre la autoestima.

Haz como si tuvieras que estudiar para el colegio, infórmate todo lo que puedas sobre reforzar tu autoestima y lee los libros que te parezcan más interesantes. De todos siempre se saca algo nuevo e instructivo.

“La mayoría de miedos de ser rechazado descansan en el deseo

de ser aprobados por otras personas.

No bases tu autoestima en sus opiniones”

-Harvey Mackay-

 

4. Aprender a estar solo/a

La vida es más bonita con amor, pero éste llega sanamente cuando uno se siente bien consigo mismo. No podemos tener una relación sana si antes no nos hemos desarrollado como personas.

Cuando uno mismo se ama y no necesita a los demás, es cuando está preparado para querer de una manera sana.

A todos nos gustaría tener una pareja ideal, personas a quien querer, etc… Pero una cosa es “necesitar” y otra muy diferente es “desear”. Cuando necesitas no funciona, porque si uno no se ama a sí mismo, tampoco podrá amar a los demás de una manera madura y sana.

 

 

 

 

Publicado en lamenteesmaravillosa.com Marzo del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo

 

Tu psicología

Cuando la educación hace daño: madres tóxicas

  1. ¿Qué hay detrás de la personalidad de las madres tóxicas? Puede que nos llame la atención, pero detrás del comportamiento de una madre tóxica, está el amor. Ahora bien, todos sabemos que a la hora de hablar del amor, existen dos caras de una misma moneda: está esa dimensión capaz de propiciar el […]

 madres-con-zocalo.ok

1. ¿Qué hay detrás de la personalidad de las madres tóxicas?

Puede que nos llame la atención, pero detrás del comportamiento de una madre tóxica, está el amor. Ahora bien, todos sabemos que a la hora de hablar del amor, existen dos caras de una misma moneda: está esa dimensión capaz de propiciar el crecimiento personal de la persona, ya sea a  nivel de pareja o a nivel familiar, y a su vez, está también ese lado más tóxico donde se ejerce un amor egoísta e interesado, a veces hasta asfixiante, que puede ser completamente destructivo.

Lo preocupante, es que los familiares que despliegan las artimañas de la toxicidad, lo hacen hacia criaturas que están en pleno proceso de maduración personal, ahí donde debe asentarse su personalidad, su autoestima… Todo ello, irá esculpiendo en ellos grandes vacíos, grandes inseguridades en ocasiones insalvables. Veamos ahora qué dimensiones psicológicas perfilan a las madres tóxicas:

 

1. Personalidad insegura

En ocasiones, en una madre tóxica suele esconderse una clara falta de autoestima y autosuficiencia que les obliga a ver en sus hijos “esa tabla de salvación” a la cual modelar y controlar para tener siempre a su lado, para que cubran sus carencias.

El ver por ejemplo que sus hijos empiezan a ser autónomos, que ya no las necesitan tanto y que poco a poco son capaces de hacer su vida, supone para ellas una gran ansiedad, puesto que temen ante todo quedarse solas. De ahí que sean capaces de desplegar “hábiles artimañas”, para seguir teniéndoles cerca e incluso justificarles que debe ser así, y un modo de hacerlo es proyectando en los niños desde el inicio su misma falta de autoestima, y su misma inseguridad.

2. Obsesión por el control

La necesidad que tienen las madres tóxicas por tener controlado cada aspecto de sus vidas, hace que acaben haciendo lo mismo en la vida de sus hijos. No son capaces de ver los límites. Para ellas, control es sinónimo de seguridad, de algo inmanente que no cambia, y lo que no cambia es bueno porque les hace sentir bien.

Lo complicado de esta dimensión es que las madres tóxicas suelen ejercer el control pensando que con ello, hacen el bien y que así demuestran amor por los demás.“Yo te hago la vida fácil controlando tus cosas para que seas feliz”, “Yo solo quiero lo mejor para ti, y por ello evito que puedas equivocarte”…

El control llevado a cabo desde la justificación del cariño, es el peor acto de la sobreprotección. Impedimos con ello que los niños sean autónomos, capaces y valientes. Y aún más, que aprendan de sus errores.

 

3. La proyección de los deseos incumplidos

“Quiero que consigas lo que yo no tuve”, “No quiero que caigas en mis mismos errores”, “Quiero que llegues a ser aquello que yo no puede conseguir”.

En ocasiones las madres tóxicas proyectan en sus hijos los deseos incumplidos de su propio pasado, sin preguntar si quiera qué es lo que ellos desean, sin darles opción a elegir, pensando que con ello, les demuestran un amor incondicional, cuando en realidad, es un falso amor. Un amor interesado.

 

¿Cómo enfrentarnos a una madre o a cualquier familiar “tóxico”?

Sé consciente de que debes romper el ciclo de la toxicidad. Has vivido durante mucho tiempo dentro de él, sabes las heridas que te ha dejado, sin embargo, ahora ya comprendes que necesitas abrir tus alas para ser tú mismo. Para ser feliz. Te va a costar, pero debes empezar a decir “No”, a poner en voz alta tus necesidades y a alzar tus propios muros, esos por los que nadie debe pasar.

Es tu madre, o es tu familia, los quieres y sabes que romper ese ciclo de toxicidad puede causar algún daño. En ocasiones, decir la verdad de lo que uno siente hace daño a los demás, pero es una necesidad vital. Se trata solo de marcar límites y dejar claro lo que permites o lo que no. No deseas causar daño alguno, debes dejarlo claro, al igual que debe quedar constancia de que tampoco tú quieres ser herido/a nunca más.

Reconoce la manipulación. Hay veces que es tan sutil, que no nos damos cuenta, así que atiende cualquier palabra, cualquier comportamiento. Y sobre todo, no caigas en las redes de la “victimización”, puesto que es un recurso fácil al cual suelen recurrir las personas tóxicas y las madres tóxicas. Alzarse como las más dolidas, las más heridas, cuando en realidad, al que han hecho daño es a ti. Tenlo siempre en cuenta.

 

 

Publicado en lamenteesmaravillosa.com Marzo del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo

 

 

 

 

Tu salud

Cerebro enamorado: Mucho más que «química»

  Pérdida de apetito, sensación de euforia, pensamientos repetitivos, que rayan a veces en la obsesión, noches en vela, sensación extraña en el estómago, inquietud y hasta taquicardia… Son síntomas que todos hemos experimentado en alguna ocasión. Tienen su origen en nuestro cerebro y se deben a una «tormenta» de neurotransmisores, las sustancias químicas que […]

cerebro-circuito-amor--620x362--620x349

 

Pérdida de apetito, sensación de euforia, pensamientos repetitivos, que rayan a veces en la obsesión, noches en vela, sensación extraña en el estómago, inquietud y hasta taquicardia… Son síntomas que todos hemos experimentado en alguna ocasión. Tienen su origen en nuestro cerebro y se deben a una «tormenta» de neurotransmisores, las sustancias químicas que transmiten los impulsos nerviosos de una neurona a otra. Afortunadamente, el diagnóstico no es nada preocupante. Se trata de un enamoramiento, que no es otra cosa que «prendarse de amor de alguien», como recoge el diccionario de la RAE, con un lenguaje algo desfasado.

En lo que sí estamos al día es en sus mecanismos neurobiológicos y desde hace unos años sabemos bastante de este sentimiento intenso del ser humano. Entre otras cosas, porque algunos neurocientíficos se dedican a escanear los cerebros de personas enamoradas y ver qué regiones aparecen más activas. Se han identificado también las sustancias químicas responsables de lo que ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos. Los medios de comunicación nos hacemos eco de ellas y ahora palabras como dopamina, oxitocina, o serotonina resultan familiares.

Para algunas personas, esta investigación es muy interesante y ayuda a desentrañar la forma en que entendemos una de nuestras experiencias más básicas. Para otras, por el contrario, tal «intromisión» es un poco inquietante porque sugiere que el amor, nuestra más preciada y misteriosa emoción, no es más que el resultado de un puñado de sustancias químicas producidas en el cerebro. Como resalta un artículo científico reciente, con esto último caemos en una simplificación excesiva del amor que lo desvirtúa.

Algunos de los síntomas que experimentamos son meramente explicables en términos de eventos microscópicos que tienen lugar entre nuestras neuronas, admite el artículo. Sin embargo, pensar que el amor es sólo eso es un «neurorreduccionismo». Hay otros factores que intervienen en el enamoramiento, incluyendo los psicológicos, sociales y culturales. También cuentan si queremos tener un cuadro más preciso del amor y pueden incluso matizar lo que el cerebro dicta por medio de su «cóctel» amoroso.

«Junto a la liberación de dopamina, en el cerebro están pasando muchas más cosas, porque el resto de sistemas sigue funcionando y procesando más información sobre la persona objeto del enamoramiento, sobre circunstancias relacionadas, presentes, pasadas o incluso futuras… Toda esa información, que depende de la experiencia, se suma a la acción de la dopamina y modifica el estado del cerebro. Limitarnos solo a lo químico es hacer reduccionismo, y en definitiva, falsear las cosas», aclara la doctora Carmen Cavada, directora de la Cátedra de Neurociencia Universidad Autónoma de Madrid-Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.

Condicionantes culturales

Es cierto que la adrenalina hará que nuestro corazón vaya más rápido al ver o pensar en la persona amada. Que la dopamina se ocupará de que solo tengamos ojos para ella. Que los bajos niveles de serotonina nos llevarán a recordarla de modo obsesivo. Pero, antes de eso, ¿por qué nos fijamos en esa persona concreta y no en otra? No faltan quienes dirán que viene dictado por los genes y que hay pocas casualidades en la elección, salvo la de cruzarnos con la persona adecuada.

Sin embargo, algunos estudios sugieren que influyen factores ambientales: preferimos rostros que nos recuerden a personas significativas, como padres, hermanos, amigos o parientes… Incluso nos mostramos un poco narcisistas, como prueba un curioso estudio, en el que los investigadores manipularon las fotos de los participantes para que no pudiera reconocerse. Luego las mezclaron con las de otras personas desconocidas y la sorpresa fue que la mayoría consideró su imagen modificada la más atractiva.

Y hay más. Elegida la persona, ¿qué hace que la relación vaya bien? ¿Por qué algunas parejas establecen lazos duraderos y otras no lo consiguen? Según los expertos, intervienen varios factores. Y algunos se gestan en la infancia, como las pautas de crianza, que determinan la forma de establecer relaciones en el futuro. La confianza y cariño en el hogar generan un apego seguro, que tiende a reproducirse con la pareja.

La inteligencia emocional también cuenta. Reside en el lóbulo frontal, el director de orquesta del cerebro quien debería mandar. Ahí se graban las normas, prejuicios o preferencias que después condicionarán elecciones tan importantes como la de encontrar pareja. Puede que la química esté en la base del amor, pero nuestra voluntad es quien le lleva a buen puerto. O no…

 

 

 

 

 

Publicado en ABC.es 14 de Febrero del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu mundo tecno

Qué está haciendo Google para ganar su primer Oscar

26 de julio de 2016

Con su nuevo estudio Spotlight Stories acaba de crear Pearl, un cortometraje de realidad virtual que en seis minutos permite a los espectadores interactuar y prácticamente dirigir la película con sus propios ojos. Hay películas que hacen al espectador sentirse como un niño nuevamente. Hay películas que le permiten sentir la libertad invencible de su […]

oscargoogle

Con su nuevo estudio Spotlight Stories acaba de crear Pearl, un cortometraje de realidad virtual que en seis minutos permite a los espectadores interactuar y prácticamente dirigir la película con sus propios ojos.

Hay películas que hacen al espectador sentirse como un niño nuevamente. Hay películas que le permiten sentir la libertad invencible de su adolescencia. Hay películas que captan los padecimientos de los padres.Pearl logra hacer todo eso al mismo tiempo, en unos seis minutos.

El más reciente corto del laboratorio de film experimental de Google, Spotlight Stories -compuesto de alumnos de Pixar y Dreamworks-, es la historia de una niña que se cría con un padre: un músico viajero con muchas dificultades. Ambientada completamente dentro de y en torno de un auto, el dúo recorre los Estados Unidos en un modelo de 1970, el padre en el asiento delantero, la hija atrás, tocando un mismo tema (una canción folk pegadiza llamada «No Wrong Way Home»). La chica crece, encuentra nuevos amigos, se mete en problemas y forma su propia banda. El padre envejece, se vende y no lamenta un solo minuto de su vida.

El director Patrick Osborne, que ganó un Oscar por dirigir el corto Feast, de Disney, en 2015, presentó Pearl como una versión en cuatro ruedas del clásico de la literatura infantil El árbol generoso. Narrado con una estética de celular, con mucha música pero sin diálogo, Pearl casi parece un video musical producido por Disney, pero Osborne ubica a los espectadores dentro del auto con los personajes, de modo que uno puede mirar en derredor, dirigiendo la película con sus propios ojos.

El resultado es una historia íntima que puede experimentarse de incontables maneras en incontables dispositivos, aunque lo más recomendable es hacerlo con la tecnología de la realidad virtual full, demostrando que las películas de RV pueden ser tan poderosas como las convencionales.

Pearl fue creada originalmente para YouTube de 360 grados, lo que funciona en su celular o con el casco Cardboard de Google. Pero no hay una versión del film que sea el canon. El ambiente sigue un guión, pero continúa siendo un mundo en 3-D en tiempo real, lo que le da mucha flexibilidad para nuevas presentaciones en distintos medios. Desde entonces, Osborne ha producido un corte 2-D cinematográfico de Pearl. Y en un experimento no planeado que funcionó extraordinariamente bien, el equipo recientemente traspasó Pearl a un sistema de realidad virtual de alta calidad, que permite aún mayor libertad de movimiento dentro del auto.

«Si se siente cómodo puede pararse y mirar por el techo corredizo», dice Cassidy Curtis, jefe técnico de arte, cuando me coloco el casco Vive dentro del laboratorio de Spotlight Stories. «Y puede pasar su silla al asiento trasero.»

Su consejo sonó a truco. Pero seis minutos más tarde me quité el casco mordiéndome la lengua para evitar llorar delante de media docena de creativos. Recorrí el país a lo largo de dos vidas. Y al quitarme el casco ya no reconocí el cuarto en el que estaba sentado.

Ambiente perfecto

Osborne recuerda cuando acordó hacer un corto con Spotlight Stories. «Vinieron y me dijeron que podía hacer lo que quisiera. Nadie dice eso en serio, porque hay límites a lo que uno puede proponer a una compañía que actúa de cara al público», relató.

Pero lo que Osborne quería era hacer progresar el medio en forma bien concreta. Hasta ahora ningún film de Spotlight Stories incluía cortes duros entre tomas, porque en la realidad virtual (e incluso en el video de 360 grados, más simple), los cortes se sienten diferentes, como que estuvieran transportando físicamente nuestro cuerpo a un lugar nuevo y extraño cada vez. Esto hace difícil narrar una historia que se extiende en el tiempo o el espacio. Los narradores en realidad virtual han manejado el medio como si los cortes fuesen imposibles de digerir para el público.

«Yo no creía que fuera necesariamente así -dice Osborne-, sino que el público necesita algo de qué agarrarse para no perder su orientación con cada corte.»

La solución de Osborne fue el auto, un ambiente perfecto para muchos de los desafíos de diseño de la nueva tecnología. Uno se sienta en un auto del mismo modo en que uno se sienta con un casco de realidad virtual en la cabeza, por lo que la sensación tiene más sentido que pretender que se tienen alas. Además el auto puede ser un ancla conceptual para cambios de tiempo y lugar, por lo que el interior se mantiene familiar, pero el clima o el ambiente exterior pueden cambiar sin que resulte chocante.

«Lo raro de la realidad virtual en nuestras historias anteriores es que uno tenía la experiencia de una cabeza sin cuerpo», dice el productor David Eisenmann, aludiendo a animaciones que existen en una especie de éter sin ambiente. «Por lo que una de las cosas agradables del auto es que se trata de una estética a la que la gente está acostumbrada. Uno está sentado en un objeto estacionario, pero más allá de eso, todo está en movimiento y uno espera que todo cambie.»

Con el poder de la edición, Osborne lleva al auto de una noche de verano llena de luciérnagas a un invierno frígido congelado a un amanecer dorado sin perder el ritmo. Si uno mira su corto anterior, Feast, verá cómo desplegó un truco similar en Disney, haciendo avance veloz en la vida de un perro uniendo varias tomas.

Ambientar la historia dentro de un auto también ofreció un recurso al que los cineastas se refieren como «encuadre dentro del encuadre». Por momentos a Osborne le resultó frustrante no tener control total del modo en que los espectadores verían los personajes, dado que podrían estar mirando en cualquier dirección en cualquier momento.

Por cierto que probablemente sea el mayor problema en la narración de historias en realidad virtual. Normalmente un director escoge cuidadosamente cada toma que uno ve, haciendo grandes esfuerzos para sacar al espectador de una escena con el zoom de modo de establecer el ambiente o acercando, en otro momento, la cámara al rostro de un actor para captar los detalles más finos de sus emociones.

«El pensamiento lineal era que estábamos haciendo una película, pero dando la cámara al público», dice Jan Pinkava, director creativo de Spotlight Stories. «¡Lo que no tiene ningún sentido! ¡Es una contradicción completa!»

Inspirado por films como El graduado y Más corazón que odio, Osborne usó las puertas y ventanas abiertas del auto para delinear la acción. Como resultado de ello uno puede no estar mirando siempre el lugar perfecto para seguir cada detalle de la narrativa, pero los ojos gravitan naturalmente hacia miniescenas dentro de los encuadres. E incluso los momentos más al azar en el viaje por la ruta dan la sensación de haber sido compuestos cuidadosamente para el espectador.

Asiento trasero

Si se ve Pearl en YouTube o Cardboard, el espectador estará como flotando justo sobre la consola central. En esencia se ve la historia desde la perspectiva del auto. Cuando el equipo transportó el corto a Vive -el visor de realidad virtual de la compañía HTC- advirtieron que el auto daba una sensación un poco claustrofóbica al tener más libertad de movimiento.

En cambio quitaron un personaje sentado en el asiento del acompañante del conductor y dieron ese espacio de forma predeterminada al espectador.

Este punto de vista produce una experiencia llamativamente íntima. Cuando los personajes están excitados uno no sólo está viendo a los personajes estar excitados. Uno está sentado en un auto con personajes que están excitados. Aunque ellos no reconocen su presencia, uno siente las emociones compartidas por proximidad. ¿Recuerda alguna vez en que estaba en el auto con mamá y papá peleando, o cuando una broma estúpida entre amigos se volvió inexplicablemente tremendamente graciosa en el ambiente cerrado del auto? Así es como se siente estar dentro de Pearl.

Cada lugar en el que uno se sienta es una experiencia completamente diferente. En el asiento delantero siento empatía por el padre. Veo cada momento de la historia a través de la lente de mi hijo creciendo. Desde el asiento delantero me siento nuevamente como un niño, ingenuamente sin control del destino del auto (y, por asociación, de mi familia).

Ver desde fuera del auto es una experiencia de cine más típica de Hollywood, quizá simplemente por la naturaleza de ver más de los personajes en el encuadre a cada momento y el hecho de que muchas escenas típicas que transcurren en un auto se toman desde fuera.

¿Y sacar la cabeza por el techo corredizo mientras salen petardos disparados por la ventana? Es cada decisión tonta que uno tomó de adolescente cuando acababa de recibir la licencia: pura euforia sin padres y sin conciencia a 80 kilómetros por hora. «La cosa del asiento delantero/trasero, creo que es cool poder hacer eso», dice Osborne. «Es un descubrimiento que uno hace. En un mundo 3-D es como accidental en ese sentido.»

El equipo de Spotlight Stories se expandió incorporando hasta 40 personas -contratando a la firma de efectos visuales Evil Eye Pictures- para completar la animación. Se escribió la canción con más de una docena de versos y fue grabada una y otra vez, desde el estudio hasta la calle, para asegurarse de que el audio de 360 grados se correspondiera hasta con la más mínima edición visual del equipo de animación.

Finalmente Spotlight Engine de Google está procesando todo lo que uno ve en tiempo real en un celular inteligente. No fue hasta las últimas semanas del proyecto que llevó todo un año que se logró que las 29 escenas cargaran lo suficientemente rápido como para eliminar brechas chocantes de negro entre cortes. En fecha a confirmarse, este año Google piensa compartir Spotlight Engine de modo que cualquiera pueda usarlo.

«El objetivo fue crear una plataforma creativa, en un sentido», dice Rachid El Guerrab, jefe técnico del proyecto. «¿Qué es la herramienta, la caja en la que ponemos esto, de modo que [otra] gente pueda hacer cosas?»

Lo que viene

En cuanto a los logros cinematográficos, el lenguaje de Pearl de cortes y paisaje es innovador para el medio, pero puede o no representar todo el futuro de la narración de historias en realidad virtual. Cualquier creador de videojuegos criticaría su falta de interactividad. No se me escapó. Pero suceden demasiadas cosas, incluso estando sentado dentro de este auto diminuto, como para pescar todo de una sentada.

Habiendo visto el corto media docena de veces, sigo descubriendo micromomentos que se me escaparon, desde recursos de la trama como señales en movimiento hasta unos cuantos encuadres en movimiento en los que la hija adulta retrocede por un instante a la niñez. Tal enfoque hace que el corto de seis minutos pueda ser visto muchas veces, pero no estoy seguro de que esto funcione para un film de noventa minutos. Al fin de cuentas, de todos modos tampoco estoy seguro de que las películas de realidad virtual deban durar 90 minutos.

Con Osborne me pregunto si los estudios Pixar del mundo estarán tentados de crear experiencias similares. Él no tiene ninguna duda sobre el tema.

Los estudios de animación ya están creando ambientes ricos de 3-D, simplemente están escogiendo los ángulos que uno verá. Meter al espectador en la escena es un desafío técnico menor, pero probablemente el desafío creativo sea mayor. Mientras tanto ya es tendencia dirigir en 3-D. James Cameron lo hizo para Avatar. Y Osborne presenta sus proyectos futuros usando cámaras virtuales que pueden mostrar a sus villanos en realidad virtual para tener un factor de impresión óptimo.

En cuanto a Pearl, ni la versión en 360 ni la de realidad virtual pueden ser candidatas a la consideración de la Academia de Hollywood, porque no constituyen una presentación formal para cines, pero el equipo ha presentado el corte en 2-D para su consideración para el Oscar.

«Es fácil imaginar que uno puede reproducir todas esas versiones como equivalentes», dice Pinkava, refiriéndose no necesariamente en forma específica a Pearl, sino a la tendencia general a la narración de inmersión. «Creo que son profundamente diferentes. Son como grados diferentes de abstracción en una forma artística.»

«Me alegro de que funcione y no resulte cursi», dice Osborne. «Siempre caemos un poco en este reino -demasiado sensiblero o nostálgico-, pero funciona aquí. Estoy contento con el resultado.» Por supuesto que se equivoca. Como tantos cortos animados que condensan tanta emoción en poco tiempo, Pearl es demasiado sensiblero. Y es demasiado nostálgico.

Pero aun así funciona absolutamente. El acolchado interior empapado de lágrimas de mi tonto casco Vive es prueba de ello.

 

 

 

 

Publicado en la edición impresa de La Nación 13 de Junio del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo

 

 

 

 

Tu Social Media y Marketing Digital

Ocho consejos para convertirse en un profesional exitoso trabajando por su cuenta

Ser un freelancer implica un esfuerzo adicional en materia de organización y disciplina para contar con una agenda productiva y poder concentrarse en los clientes más redituables Trabajar por cuenta propia tiene una cantidad de ventajas en términos de productividad. Tiene mucho más control sobre el uso de su tiempo. Quizás aún tenga que participar […]

trabajo-desde-casa

Ser un freelancer implica un esfuerzo adicional en materia de organización y disciplina para contar con una agenda productiva y poder concentrarse en los clientes más redituables

Trabajar por cuenta propia tiene una cantidad de ventajas en términos de productividad. Tiene mucho más control sobre el uso de su tiempo. Quizás aún tenga que participar de reuniones, pero por cierto que no tantas como cuando trabajaba para otros. Y tiene más libertad para estructurar su día laboral.

Pero esa libertad también tiene sus peligros, dice Maura Thomas, autora del libro Secretos de productividad personal. Los trabajadores por cuenta propia, los solistas y los líderes empresarios que actúan por su cuenta pueden encontrarse a la deriva sin la estructura de una oficina, especialmente al comienzo. Para recuperar su tiempo y aumentar su productividad siga estos ocho consejos.

1. Arme sus horarios con las tres C

Alguna gente se beneficia de un ambiente estructurado con comienzo y final establecido del día laboral, mientras otros prefieren flexibilidad para planificar el trabajo según sus propios términos, dice el experto en liderazgo y productividad Kevin Kruse, autor de 15 Secretos que la gente exitosa sabe sobre el manejo del tiempo. El especialista asegura que lo ideal tener las tareas ordenadas por categorías llamadas las «tres C»: creación, colaboración y conexión. Esto permite planificar el trabajo creativo -cuando piensa, toma decisiones, escribe y planifica- en el momento que esté mejor mentalmente. Para muchos es al comienzo del día, sostiene Kruse. También recomienda definir momentos para el trabajo en colaboración, lo que incluye reuniones, llamadas y otras tareas en las que tiene que interactuar con otras personas. Por últimoa, hay que dejar un tiempo para conectarse y recarga las pilas con la familia y los amigos.

2. No haga una lista de cosas por hacer

Kruse dice que las listas de cosas por hacer hacen que se acumulen las cosas y contribuyen a extender el horario de trabajo. En cambio propone fijar el momento para la realización de tareas directamente en su calendario. De ese modo les asigna un bloque de tiempo y un plazo inmediatamente.

3. Tenga una visión realista del tiempo disponible

Por supuesto, antes de poder fijar tiempos para sus tareas tiene que tener una buena comprensión de cuánto le lleva hacer las cosas. La escritora Jennifer Lawler, autora de Sabiduría Dojo para escritores: 100 maneras simples de ser un escritor más inspirado, exitoso e intrépido, sugiere registrar sus tiempos durante dos o tres semanas para asegurarse de saber cuánto tiempo le llevan las cosas. «Muchos trabajadores por cuenta propia subestiman el tiempo que les lleva hacer cosas y se sorprenden cuando se atrasan», dice.

4. Tenga un espacio de trabajo establecido

Quizá no necesite una oficina privada, pero es importante tener un espacio dedicado al trabajo donde tiene sus materiales, información y recursos a mano, dice Kruse. Ubicar las herramientas que necesita para trabajar y buscar archivos e información le restan tiempo al trabajo e impiden ser más productivo, aclara.

5. Diseñe un ambiente de concentración

Aunque no lo llamen a reuniones ni tenga colegas que pasan por la oficina, hay abundantes distracciones cuando se trabaja por cuenta propia, dice Thomas. Los trabajadores desde casa pueden sentirse obligados a atender la casa o hacer favores a los vecinos durante el horario de trabajo, mientras que los que tienen sus propias oficinas pueden distraerse con las redes sociales. Esfuércese activamente por minimizar las distracciones eliminando las notificaciones de las redes sociales y de correo, y ponga un horario para llamadas telefónicas. No tema decir a los vecinos que está trabajando y no puede charlar, y ordene el trabajo doméstico como lo haría con otras tareas, dice.

6. Analice sus procesos

Una vez que sepa realmente cuánto tiempo le llevan las cosas (sin interrupciones molestas) puede comenzar a analizar sus procesos y hacer ajustes para ser más eficiente, dice Lawler. Vea dónde pasa su tiempo y si hay maneras de ser más eficiente sin sacrificar calidad. Por ejemplo, ¿puede organizar un día de llamadas y luego un día de trabajo creativo para poder concentrarse en cada cosa más tiempo? ¿Puede contratar un asistente virtual o alguien que haga transcripciones para manejar algunas tareas administrativas que lo liberarán para hacer trabajo que puede facturar? Use plantillas para enviar correos o para hacer pedidos de rutina para ahorrar tiempo.

7. Apunte a los clientes indicados

Concentrarse en clientes que encajan bien con lo que usted puede ofrecer aumenta enormemente la productividad, dice Lawler. En su trabajo como editora ha buscado clientes que aprecian su trabajo y que, como resultado de ello, le refieren nuevos proyectos regularmente. Eso reduce el tiempo que tiene que dedicar al marketing personal y a las interminables rondas de revisión de clientes que tienen cada uno un estilo distinto al suyo. Encontrar clientes que le paguen bien por su trabajo también reduce el esfuerzo constante por encontrar más clientes para cubrir sus necesidades de ingresos.

8. Use la automatización

Digamos las cosas como son: hoy se puede automatizar casi cualquier cosa. Desde el correo electrónico hasta la facturación mensual hay paquetes de software y plataformas que pueden ahorrarle cantidades de tiempo significativo. El experto en blogs Eric Brantner incluso automatizó la apertura de las pestañas de su navegador cada mañana con Loadr, una extensión de Google Chrome. Una buena opción es explorar nuevas apps y para ver qué pueden hacer para mejor su productividad, pero a la vez Lawle dice que no hay que perder el toque personal que lo distingue de sus pares.

 

 

 

 

Publicado en la edición impresa del diario La Nación 13 de Junio del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo
Tu vida sexual

Sexo para siempre: el hogar de Nueva York que promueve la intimidad entre los abuelos

  El asilo Hebrew Home es el pionero en el fomento de las relaciones sexuales entre adultos mayores. Por qué es tan importante vencer los tabúes… a cualquier edad En un mundo donde el amor es cada vez más libre, donde las relaciones íntimas se rigen cada vez por menos tabúes y donde hay más apertura […]

www.infobae.com

 

El asilo Hebrew Home es el pionero en el fomento de las relaciones sexuales entre adultos mayores. Por qué es tan importante vencer los tabúes… a cualquier edad

En un mundo donde el amor es cada vez más libre, donde las relaciones íntimas se rigen cada vez por menos tabúes y donde hay más apertura para el diálogo, no es extraño pensar que el sexo cumple un rol primordial aún cuando el cuerpo envejece. Al fin y al cabo, para esa práctica, al igual que el amor, no hay edad.

El asilo de ancianos Hebrew Home en Nueva York lo comprendió mejor que nadie. De hecho, se convirtió en la institución pionera en el fomento de una sexualidad saludable en la tercera edad. Así intensificó sus esfuerzos por ayudar a los residentes que buscan tener relaciones. Los miembros del personal organizaron un happy-hour, un «baile de graduación» ficticio y hasta un servicio de citas llamado G-Date (abreviación para Grandparents Date o «cita de abuelos»). Actualmente, 40 de los 870 residentes reconocieron mantener una relación.

El miedo a hablar

Un gran porcentaje de quienes hoy tienen entre 60 y 80 años tienen una vida sexual activa todavía no se animan a confesarlo, en parte porque fueron criados y educados en una sociedad que consideraba casi un sacrilegio la exposición de las intimidades en la tercera edad.

Sin embargo, según afirmaron los expertos, los ancianos sexualmente activos desafían las nociones tradicionales sobre el envejecimiento y descubren un nueva forma de encontrar el placer.

Así, se acercan buenos y nuevos aires: varios hogares de ancianos de Nueva York, y lentamente de todo Estados Unidos, empezaron a abordar la temática como parte de un cambio más amplio de atención institucional hacia una atención individualizada. El siguiente paso para algunos de los centros es permitir a los residentes tener relaciones sexuales y proporcionarles apoyo y contención a quienes lo hacen.

En el último año una docena de los residentes de Hebrew Home se inscribieron para un «G-Date». La mitad de ellos fueron emparejados por los trabajadores sociales y todos se juntaron a tomar un café a solas para una primera cita. Ninguno encontró el amor, aunque algunos sí se convirtieron en buenos amigos. «Pero no vamos a renunciar», dijo Charlotte Dell, directora de servicios sociales, a The New York Times. «Estoy segura que vamos a tener una boda gracias a esto».

Beverly Herzog, una residente viuda de 88 años aseguró que lo que más extrañaba era compartir su cama. Su marido, Bernard, solía tumbarse en la cama con su brazo extendido y ella se acurrucaba junto a él. «No me gusta meterme en una cama fría», dijo. «Siento que nadie debería estar solo».

El Dr. Cheryl Phillips, vicepresidente de política pública y servicios de salud para LeadingAge -un grupo industrial sin fines de lucro que representa más de 6 mil proveedores de servicios de cuidado de ancianos- pronosticó que el sexo será algo todavía más frecuente en la tercera edad cuando los miembros de la generación «baby boomer» (nacidos entre los años 40 y 60) pueblen los hogares de ancianos. «Ellos tienen relaciones sexuales -porque es parte de lo que son- y que se muden a un hogar de ancianos no significa que dejen de tenerlas», dijo.

«Envejecer está muy relacionado con la pérdida: de la visión, la audición, la movilidad, incluso de los amigos ¿Por qué la intimidad debería perderse también?«, dijo Daniel Reingold, presidente y director ejecutivo de Riverspring Health, una organización de cuidado de la tercera edad. Y agregó: «No se pierde el placer del contacto. Si la intimidad conduce a una relación sexual, entonces hay que resolverlo como adultos».

Ese hogar de ancianos decidió establecer en 1995 una política de «expresión sexual» después de que una enfermera entrara a una habitación donde dos residentes tenían relaciones sexuales. Cuando la enfermera le preguntó al señor Reingold qué debería hacer en una situación así, él le dijo, «salir en puntas de pie y cerrar la puerta detrás de ti. Nada más que eso».

Antes de adoptar esa política, la institución consultó a cientos de hogares de ancianos en Nueva York y en otros lugares, y se terminó por descubrir que «la mayoría de ellos incluso negaba que los residentes tuvieran relaciones sexuales», según recordó Reingold. Más tarde habló sobre los hallazgos en un congreso de la industria, y le preguntó a una audiencia de más de 200 personas si había sexo en sus hogares de ancianos: sólo 3 monjas en la primera fila se animaron a levantar su mano.

Hoy en día, la política de «expresión sexual» del centro está publicada en su página web y chequeada por miembros del hogar. Reingold dijo que se pretendía no sólo fomentar la intimidad entre las personas que lo deseen, sino también proteger a quienes no, además de establecer directrices para el personal en cada situación particular.

Sin embargo, la intimidad de los hogares de ancianos también plantea interrogantes sobre el consentimiento que pueden dar algunos residentes a las relaciones sexuales. Henry Rayhons, un ex legislador del estado de Iowa, fue acusado de abuso sexual en 2014 y después absuelto, por haber tenido relaciones sexuales con su esposa, quien padecía de Alzheimer grave y estaba en un hogar de ancianos. El caso ayudó a llamar la atención sobre la falta de directrices claras en muchos hogares de ancianos, ya que sólo unos pocos tienen una política formal al respecto.

Aunque el hogar de ancianos nunca fue demandado, Reingold contó que algunas familias se opusieron a este tipo de relaciones, especialmente cuando uno de los residentes aún está casado con otra persona que no reside en el asilo.

Las relaciones también significan más «drama» para el personal, que trata de mantenerse al día sobre los vínculos amorosos. El comedor suele ser el espacio ideal para una escena de celos entre residentes.

Aún así, Eileen Dunnion, una enfermera que controla a tres parejas en su piso, dijo que ella anima constantemente a sus pacientes a darle una oportunidad a una relación y que incluso acompaña y aconseja a sus pacientes. Kelley Dixon, de 74 años, aseguró que el sexo se había convertido para él en una de las cosas más importantes. «No se trata de bang-bang y nos vemos más tarde», dijo. «Se trata de disfrutar la compañía de la persona con la que uno está teniendo relaciones sexuales».

Audrey Davison, divorciada de 85 años, nunca se imaginó que iba a conocer en un hogar de ancianos al amor de su vida pero asi fue. Y sus enfermeras y auxiliares en el  no hicieron más que ayudarla y le permitieron quedarse en la habitación de su novio con la puerta cerrada. Un ayudante incluso fabricó, a pedido de una pareja, un cartel de «No molestar» para colgar en la puerta.

«Me gustaba mucho y era un muy buen amante», contó la señora Davison, de 85 años. «Esto era parte de lo cerca que estábamos: nos tocábamos y nos besábamos». Con Leonard Moche se conocieron en el ascensor del hogar donde se hospedaba. Era inteligente y la hacía reír. Planeaban casarse, pero Leonard se enfermó repentinamente y murió. «Pienso en él como mi segundo marido. Ese amor fue genial, inesperado y maravilloso mientras duró», afirmó.

Publicado en la edición impresa de Infobae 26 de Julio del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo
Tu psicología

Dar amor no cansa, decepcionarse sí

22 de julio de 2016

  La decepción es un sentimiento que, de prolongarse en el tiempo, no solo cansa, sino que termina por apagarnos por dentro y por destruir nuestras ilusiones Nadie puede agotarse al ofrecer un cariño sincero para quien, a su vez, reconoce cada esfuerzo y detalle. Dar amor no cansa. Lo que ensombrece nuestro ánimo son las […]

Mujer-triste-mirando-hacia-abajo-500x271

 

La decepción es un sentimiento que, de prolongarse en el tiempo, no solo cansa, sino que termina por apagarnos por dentro y por destruir nuestras ilusiones

Nadie puede agotarse al ofrecer un cariño sincero para quien, a su vez, reconoce cada esfuerzo y detalle. Dar amor no cansa. Lo que ensombrece nuestro ánimo son las decepciones y cada vacío sentido en esas relaciones.

El clásico refrán de “da amor sin mirar a quién” debería puntualizar diversos detalles, esos que todos nosotros hemos experimentado en piel propia al dar lo máximo de nosotros mismos a quienes nos rodean, sin saber que existen límites.

Hay quien da por sentado que recibir atención, halagos, favores y cariño es algo que no requiere esfuerzo, que solo por tener pareja es lo esperable, sin recordar queuna relación es un intercambio continuo donde “tú me das y yo te ofrezco”.

El amor incondicional es, sin duda, algo muy respetable. Es lo que siente, por ejemplo, una madre por un hijo, un pilar infranqueable que entendemos y que valoramos.

Ahora bien, la “incondicionalidad” por sí misma es un terreno peligroso para muchas personas. Porque no en todos los casos puede justificarse el seguir dando afecto y respeto cuando ya no lo recibimos.

Cuando somos despreciados o traicionados. Es un aspecto común en nuestras relaciones afectivas que deseamos abordar en el siguiente artículo.

La decepción cansa y apaga poco a poco el amor

La decepción cansa y nos hace abrir los ojos. No obstante, hasta que llega ese momento, pasamos por una serie de fases complejas y emocionalmente duras que nos hacen cuestionarnos muchas cosas.

Cabe decir que una decepción no es obligatoriamente el primer paso hacia una ruptura. Hay veces en que nos permite ver las cosas con mayor realismo para poner en marcha unos cambios más maduros.

Veámoslo con detalle.

Cuando el amor es ciego y la decepción nos abre los ojos

Hay algo que suele ocurrir cuando somos muy jóvenes: vivir esas relaciones afectivas donde idealizamos a la pareja de tal modo que, lejos de verle cualquier defecto, solemos ponerla en un pedestal muy alto.

  • El día a día nos va demostrando que la perfección no existe, y eso no debe ser malo ni bueno. Ver la realidad de las cosas es una forma adecuada –y necesaria– con la que afrontar mejor una relación.
  • Nuestra pareja, al igual que nosotros mismos, no es perfecta, ni mucho menos infalible. Cometemos errores, todos tenemos manías y muchos defectos.
  • Esas primeras decepciones deben abrirnos los ojos para darnos cuenta de quepara que la relación prospere, ambos debemos invertir por igual.

Lo fallos se corrigen, los errores sirven para aprender y los defectos se armonizan con los nuestros.

Ahora bien, también sabemos que “hay decepciones y decepciones” y errores que no siempre se pueden perdonar.

La decepción que cansa y que hiere

Hay hechos, detalles, palabras y actos que nos abren los ojos y que nos demuestran, con algo de impacto, que una persona no era como esperábamos.

  • Lo más probable es que nunca fuera como nosotros creíamos porque, tal y como hemos señalado con anterioridad, el amor tiende a idealizar el carácter de las personas.
  • El amor nunca debería ofrecerse con los ojos cerrados.Lo más complicado de todo esto es que, a la hora de hablar de emociones, entramos ya en un ámbito donde es muy complicado controlar lo que sentimos.
  • Podemos aceptar una decepción, podemos perdonar un error, e incluso cinco. No obstante, en el momento en que se reincide sin que importe en absoluto el dolor ocasionado nos vemos obligados, sin duda, a tomar una decisión.

La decepción continua no solo cansa, sino que hiere y destruye nuestra autoestima. Es algo que debemos tener muy claro.

Me he cansado de tantas decepciones

No hay que llegar a estos extremos. Cuando el corazón se cansa demasiado ante tantas decepciones sufridas empieza o bien a apagarse o aceptar la situación, a rendirse.

  • Nunca debemos caer en estas situacionesdonde tolerar las decepciones hasta el punto de pensar que es “lo normal”, que lo mejor es aguantar y callar.
  • No importa que sean parejas, amigos o incluso hijos. Si no hay respeto y existe una voluntad clara de hacer daño porque sí, porque no se conoce qué es el respeto y el cariño sincero, es momento de reaccionar con firmeza.

 

Lo recomendable es saber hacerlo ya en la primera decepción. Una vez abrimos los ojos ante una realidad hay que afrontarla y dejar claro que nos han hecho daño. Que no es así como se construye una relación.

 

Si algo te molesta, ponle nombre y exprésalo. Si algo te decepciona, demuéstralo, y ofrece estrategias para que no vuelva a ocurrir.

Si las decepciones continúan, será el momento de dar una respuesta más contundente. De lo contrario quedaremos demasiado heridos, demasiado fragmentados.

No lo permitas.

 

 

Publicado en mejorconsalud.com 20 de Julio del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo

 

Tu psicología

Cinco heridas emocionales de la infancia que persisten cuando somos adultos

  Los problemas vividos en la infancia dejan heridas emocionales que vaticinan cómo será nuestra calidad de vida cuando seamos adultos. Además, estos pueden influir significativamente en como nuestros niños de hoy actuarán mañana y en como nosotros, por otro lado, afrontaremos las adversidades. Así, de alguna forma, a partir de estas 5 heridas emocionales o experiencias dolorosas […]

Heridas-emocionales-infancia-e1467875471577

 

Los problemas vividos en la infancia dejan heridas emocionales que vaticinan cómo será nuestra calidad de vida cuando seamos adultos. Además, estos pueden influir significativamente en como nuestros niños de hoy actuarán mañana y en como nosotros, por otro lado, afrontaremos las adversidades.

Así, de alguna forma, a partir de estas 5 heridas emocionales o experiencias dolorosas de la infancia, conformaremos una parte de nuestra personalidad. Veamos a continuación cuáles son nuestras heridas definidas por Lisa Bourbeau….

1- El miedo al abandono

La soledad es el peor enemigo de quien vivió el abandono en su infancia. Habrá una constante vigilancia hacia esta carencia, lo que ocasionará que quien la haya padecido abandone a sus parejas y a sus proyectos de forma temprana, por temor a ser ella la abandonada. Sería algo así como “te dejo antes de que tú me dejes a mí”, “nadie me apoya, no estoy dispuesto a soportar esto”, “si te vas, no vuelvas…”.

Las personas que han tenido las heridas emocionales del abandono en la infancia, tendrán que trabajar su miedo a la soledad, su temor a ser rechazadas y las barreras invisibles al contacto físico.

La herida causada por el abandono no es fácil de curar. Así, tú mismo serás consciente de que ha comenzado a cicatrizar cuando el temor a los momentos de soledad desaparezca y en ellos empiece a fluir un diálogo interior positivo y esperanzador.

2- El miedo al rechazo

El miedo al rechazo es una de las heridas emocionales más profundas, pues implica el rechazo de nuestro interior. Con interior nos referimos a nuestras vivencias, a nuestros pensamientos y a nuestros sentimientos.

En su aparición pueden influir múltiples factores, tales como el rechazo de los progenitores, de la familia o de los iguales. Genera pensamientos de rechazo, de no ser deseado y de descalificación hacia uno mismo.

La persona que padece de miedo al rechazo no se siente merecedora de afecto ni de comprensión y se aísla en su vacío interior. Es probable que, si hemos sufrido esto en nuestra infancia, seamos personas huidizas. Por lo que debemos de trabajar nuestros temores, nuestros miedos internos y esas situaciones que nos generan pánico.

Si es tu caso, ocúpate de tu lugar, de arriesgar y de tomar decisiones por ti mismo. Cada vez te molestará menos que la gente se aleje y no te tomarás como algo personal que se olviden de ti en algún momento.

3- La humillación

Esta herida se genera cuando en su momento sentimos que los demás nos desaprueban y nos critican.Podemos generar estos problemas en nuestros niños diciéndoles que son torpes, malos o unos pesados, así como aireando sus problemas ante los demás; esto destruye la autoestima infantil.

Las heridas emocionales de la humillación generan con frecuencia una personalidad dependiente. Además, podemos haber aprendido a ser “tiranos” y egoístas como un mecanismo de defensa, e incluso a humillar a los demás como escudo protector.

Haber sufrido este tipo de experiencias requiere que trabajemos nuestra independencia, nuestra libertad, la comprensión de nuestras necesidades y temores, así como nuestras prioridades.

4- La traición o el miedo a confiar

Surge cuando el niño se ha sentido traicionado por alguno de sus padres principalmente, no cumpliendo sus promesas. Esto genera una desconfianza que se puede transformar en envidia y otros sentimientos negativos, por no sentirse merecedor de lo prometido y de lo que otros tienen.

Haber padecido una traición en la infancia construye personas controladoras y que quieren tenerlo todo atado y reatado. Si has padecido estos problemas en la infancia, es probable que sientas la necesidad de ejercer cierto control sobre los demás, lo que frecuentemente se justifica con un carácter fuerte.

Estas personas suelen confirmar sus errores por su forma de actuar. Sanar las heridas emocionales de la traición requiere trabajar la paciencia, la tolerancia y el saber vivir, así como aprender a estar solo y a delegar responsabilidades.

5- La injusticia

La injusticia como herida emocional se origina en un entorno en el que los cuidadores principales son fríos y autoritarios. En la infancia, una exigencia en demasía y que sobrepase los límites generará sentimientos de ineficacia y de inutilidad, tanto en la niñez como en la edad adulta.

Las consecuencias directas de la injusticia en la conducta de quien lo padece será la rigidez, pues estas personas intentan ser muy importantes y adquirir un gran poder. Además, es probable se haya creado un fanatismo por el orden y el perfeccionismo, así como la incapacidad para tomar decisiones con seguridad.

Requiere trabajar la desconfianza y la rigidez mental, generando la mayor flexibilidad posible y permitiéndose confiar en los demás.

Ahora que ya conocemos las cinco heridas del alma que pueden afectar a nuestro bienestar, a nuestra salud y a nuestra capacidad para desarrollarnos como personas, podemos comenzar a sanarlas.

 

 

Publicado en lamenteesmaravillosa.com 20 de Julio del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo

 

 

 

Tu psicología

Resiliencia, ser fuerte a pesar de las tormentas

Ellas saben que la inmunidad al sufrimiento es imposible y comprenden que las tormentas que hacen a nuestros días oscuros también son oportunidades para sobreponerse. Por lo que se arman de valor y continúan, teniendo como mantra proseguir para crecer, a pesar de las adversidades. Ser resiliente en el día a día La resiliencia es un […]

resiliencia-y-trauma

Ellas saben que la inmunidad al sufrimiento es imposible y comprenden que las tormentas que hacen a nuestros días oscuros también son oportunidades para sobreponerse. Por lo que se arman de valor y continúan, teniendo como mantra proseguir para crecer, a pesar de las adversidades.

Ser resiliente en el día a día

La resiliencia es un concepto que ha adquirido gran relevancia en los últimos años. Sobre todo desde aquellas perspectivas, como la psicología positiva, que están más interesadas en investigar cuáles son las características que les permiten a las personas superar una adversidad, dejando en un segundo plano la comprensión de aquellos factores que aumentan la probabilidad de un trastorno mental.

Ser resiliente desde la psicología es ser capaz de afrontar la adversidad y salir fortalecido.

Cuando hablamos de resiliencia solemos pensar en hechos traumáticos, como la pérdida de un ser querido, sobrevivir a un accidente o a situaciones de maltrato… Pero en nuestro día a día también se dan situaciones complejas que tenemos que enfrentar. No hace falta que suceda una catástrofe, superar cualquier dificultad cotidiana como hacer frente a las críticas, conseguir superarse o comenzar el día con una sonrisa tras una época de tristeza también es ser resiliente.

Todos tenemos nuestras propias batallas con las que lidiar y nuestros propios recursos para hacerles frente de una manera u otra, tan solo hay que descubrirlos.

Características de las personas resilientes

Hay personas que son resilientes porque han tenido un ejemplo de resiliencia a seguir, como sus padres o un hermano, pero otras han aprendido a lidiar y sortear las piedras del camino por sí solas: han aprendido a partir del ensayo y error, se ha hecho fuertes a partir de sus propias cicatrices.

Esto nos indica que la resiliencia es una habilidad que todos podemos desarrollar y por lo tanto, practicar. Para ello, es necesario gestionar adecuadamente nuestros pensamientos y emociones. Encauzarlos por el canal que nos dé más control sobre ellos es fundamental.

A continuación te contamos algunas de las principales características de las personas resilientes para que puedas comenzar a entrenarlas.

Saben adaptarse a los cambios

Las personas resilientes tienen como los juncos la capacidad de ser flexibles cuando el viento azota con fuerza. Saben que ir en contra de las circunstancias las hará perder energía y optan por tener una mente abierta ante las diferentes opiniones y circunstancias.

Se desprenden de sus viejas creencias, prejuicios e inseguridades para vestirse con nuevos trajes que les acompañen en los momentos de cambio. Pero no se adaptan por resignación sino porque saben que existen otros mundos diferentes que no por ser distintos son erróneos.

Se apoyan en sus fortalezas

Las personas resilientes se conocen. Saben qué es aquello que les hace daño y les molesta y comprenden que el soporte fundamental de su bienestar depende de cuidarse a sí mismas.

Las personas resilientes saben identificar sus debilidades pero también sus fortalezas para ponerlas en marcha cuando sea necesario.

Utilizaran sus ganas de luchar, su motivación, su esfuerzo y sus habilidades como los cimientos para seguir adelante. Pero, sobre todo, se respetan a sí mismas y se tienen en cuenta porque saben que conocerse es el paso fundamental para crecer y establecer relaciones sanas con los demás.

Saben que aceptar es necesario para avanzar

Las personas resilientes saben que la aceptación es la compañera aliada del avance y el cambio.Porque solo cuando aceptamos lo que nos ocurre podremos comenzar a trabajar para mejorarlo. De otra manera, si lo negamos lo único que hacemos es darle más fuerza.

Las personas resilientes saben que aceptar es comprender y afrontar, no darse por vencidos.

Consideran que nadie es inmune al sufrimiento

Ser resiliente no quiere decir que una persona no tenga heridas, sino que a pesar de ellas la situación adversa le ha sido instructiva de algún modo. Ha sido capaz de aceptar el dolor y en lugar de sumergirse en él, ha optado por aprender.

Las personas resilientes saben que escudarse y protegerse del dolor no siempre va a funcionarles, ya que huir las alejaría de la posibilidad de comprender qué les sucede y seguir creciendo.

Como ves, ser resiliente puede aprenderse y entrenarse. De hecho, tendría que ser una enseñanza fundamental en las escuelas. Siempre vale la pena aprender estrategias para mejorar y seguir creciendo y la resiliencia es esa capacidad que nos permite ser fuertes a pesar de que el viento azote con fuerza, adaptándonos lo mejor posibles a los baches que conforman las pérdidas, las decepciones, los traumas y los fracasos.

Tu también eres resiliente, no lo olvides ¿o es que no has superado ninguna dificultad o situación en tu vida? Piensa y recuerda en aquella vez que fuiste valiente y a pesar del miedo, te lanzaste a la piscina…

Publicado en lamenteesmaravillosa.com 20 de Julio del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo