Tu mascota

Con protestas, la polémica por las carreras de galgos llegó al Congreso

16 de agosto de 2016

Los galgueros son, en la jerga, los que tiran los galgos indiscriminadamente, los que, como parte de un entusiasmo inagotable, intentan seducir hasta a las estatuas. Pero en este caso son otra cosa: son los que promueven las carreras de galgos, tiernos animalitos que alcanzan velocidades supersónicas, la raza favorita de los faraones egipcios. Y […]

Ayer-marcharon-Foto-Emmanuel-fernandez_CLAIMA20160810_0321_28

Los galgueros son, en la jerga, los que tiran los galgos indiscriminadamente, los que, como parte de un entusiasmo inagotable, intentan seducir hasta a las estatuas. Pero en este caso son otra cosa: son los que promueven las carreras de galgos, tiernos animalitos que alcanzan velocidades supersónicas, la raza favorita de los faraones egipcios. Y están enfrentados con quienes pretenden que se prohíban estas actividades. La grieta canina.

“Por los derechos de los animales de todo el país”, ayer hubo una marcha al Congreso y a la Casa Rosada, una protesta que se replicó en otras ciudades. La intención de los organizadores fue que se active el tratamiento en Diputados de la Ley Nacional de Prohibición de Carreras de Perros, que desde hace un año ya cuenta con media sanción en el Senado. Ayer estaba previsto que el proyecto se tratara en comisiones, pero fue suspendido.

Daniela López forma parte de Proyecto Galgo Argentina, una agrupación que acusa de “explotación animal” a los organizadores de estas contiendas. “A través del sitio change.org/stopgalgueros ya juntamos unas 320.000 firmas: necesitamos que la ley se trate ya en Diputados”, le explica Daniela a Clarín. Y agrega: “Para correr más rápido, a los perros les inyectan distintas drogas. Y a algunos hasta les dan cocaína. Cuando no les sirven más, los abandonan. Solamente en la zona de Luján-Mercedes, por donde yo me muevo, rescatamos unos 300 galgos por año”. Proyecto Galgo Argentina también denunció amenazas de parte de los galgueros. Dieron a conocer audios en los que un hombre plantea: “Hay que ponerse las pilas, llevo una gomera con 200, 300 bolitas y les voy a sacudir los vidrios, lo que sea, le vamos a hacer mierda el Congreso”.

El proyecto que se aprobó en la Cámara Alta fue presentado por Magdalena Odarda, senadora por Río Negro de la Alianza Frente Progresista. La iniciativa establece la prohibición de las carreras de perros en todo el país y castiga con prisión de uno a cuatro años y multas de hasta 80 mil pesos a quien “organice, participe o promueva esas competencias”. “La crueldad sigue impune”, explica Odarda.

Los antigalgueros no están solos. Cuentan con el apoyo de, por citar sólo a algunas figuras, Nicole Neumann, Clemente Cancela, Candelaria Tinelli y Daniela Cardone, firme defensora de las mascotas: embalsamó a su gato Matute.

Los galgueros habían marchado el martes al Congreso. Según ellos, las carreras de galgos son similares a las carreras de caballos y, por eso, lo que hay que hacer es “regularlas pero no prohibirlas”. Si no –aseguran–, “se seguirán llevando a cabo de manera clandestina”. También, reconocen que quienes tratan con crueldad a los perros “son alrededor del 10%” de los galgueros. Y una ley, justamente, permitiría que los malos tratos desaparecieran.

Andrea Tejeda, que lleva adelante A puro galgos, una cuenta de Facebook que se encarga de “promocionar actividades vinculadas con estos animales”, sostiene: “A la marcha fuimos con varios veterinarios que nos apoyan, como Lisandro Hernández. Somos cuidadores de una raza preparada para correr. Está en la naturaleza de estos perros. Y día a día me sorprendo con el amor que les tienen los galgueros a sus galgos. En Estados Unidos, las carreras son legales y televisadas. ¿Por qué no se puede hacer lo mismo en Argentina?”.

 

 

 

 

 

Publicado en la edición impresa del Diario Clarín el 11 de Agosto del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo