Tu salud

Las argentinas son las que más se quejan de los dolores

15 de julio de 2016

  La cintura, las cervicales, una rodilla. ¿Quién no sufrió alguna vez un dolor muscular o una articulación maltrecha? Pero según una encuesta internacional, las argentinas parecen tener una tendencia a sufrirlas más que otras mujeres. De acuerdo a un estudio en 22 países, las argentinas son las que más se quejan de sus huesos […]

image55a92313e88329.86225848

 

La cintura, las cervicales, una rodilla. ¿Quién no sufrió alguna vez un dolor muscular o una articulación maltrecha? Pero según una encuesta internacional, las argentinas parecen tener una tendencia a sufrirlas más que otras mujeres.

De acuerdo a un estudio en 22 países, las argentinas son las que más se quejan de sus huesos y músculos: el 46 por ciento de las consultadas respondió que habían sufrido estos dolores durante el último año, mientras que el promedio a nivel global fue mucho menor, 26 por ciento.

El estudio –realizado por la consultora GFK Group– estuvo basado en una pregunta puntual: “¿Cuál de estas dolencias sufrió en los últimos 12 meses?”. Las respuestas debían elegirlas entre dolor de cabeza, insomnio, sobrepeso, diarrea, resfrío, depresión, picazón, colesterol alto, acidez y reflujo.

Si bien el dolor más indicado (o sufrido) fue el de cabeza, los argentinos, tanto hombres como mujeres, no difieren en ese punto en lo que ocurre en el resto del mundo. El dolor de cabeza fue la respuesta del 52 por ciento de los encuestados, apenas uno por ciento sobre el promedio mundial

En el Hospital Interzonal General de Agudos de La Plata pueden dar cuenta de los padecimientos de las mujeres argentinas. A mediados de este año, se disparó una “epidemia de dolor de espalda”. Fue después de que las consultas treparan hasta el 83 por ciento de las personas que llegaban a la guardia de traumatología.

“La lumbalgia es el dolor más recurrente. El 80 por ciento de las personas sufrió al menos un episodio en su vida”, señala Pedro Bazán, traumatólogo y especialista en cirugía de columna del hospital. “No es algo patológico, sino que está relacionado con el mal uso que le damos a nuestra columna. Las lumbalgias suelen ser producto de malas posturas y malos esfuerzos, pero siempre hay que consultar al médico, porque en la espalda también se sienten los dolores de ovarios, de riñones, de intestino, de hígado, aunque no estén relacionados con la columna”.

El otro problema más común derivado de las malas posturas es la cervicalgia, que es el dolor en las cervicales, en el otro extremo de la columna. Bazán aconseja no esperar hasta que el malestar se vuelva insoportable y sobretodo no automedicarse.

El otro costado del “me duele todo”, son las enfermedades reumáticas. Existen más de 200 y sólo algunas de ellas –como la artrosis– afectan a personas mayores. Muchas, como la artritis reumatoidea lastima mujeres a partir de los 20 años. “La inflamación, el dolor, son síntomas y los médicos tenemos que estar muy atentos para poder diferenciar qué es lo que le duele al paciente y poder llegar a un diagnóstico correcto, y sobre todo al tratamiento correcto”, sostiene Bernardo Pons-Estel, ex presidente de la Sociedad Argentina de Reumatología. Y explica las razones por las que las mujeres suelen ser las principales víctimas de este tipo de enfermedades: “Hoy la mujer está mucho más exigida. Yo diría que la relación de consultas es de 9 mujeres a un varón. La mujer trabaja ocho horas, vuelve a su casa, sigue trabajando. Hay que recordar que estas son enfemedades psicosomáticas que afectan a personas muy sensibles, muy afectivas, que se preocupan mucho por los demás”.

Para realizar el estudio, se entrevistó a 27 mil personas. Además de los dolores musculares, las argentinas son de las más afectadas por el sobrepeso. Así respondió el 35 por ciento de las entrevistadas, mientras que el promedio global fue de 24 por ciento.

Para Pons-Estel, las explicaciones de tantas dolencias hay que encontrarlas en “este mundo en el que vivimos socialmente muy revueltos y con mucho stress”. En un estudio que hicieron en la Sociedad Argentina de Reumatología junto con colegas de Venezuela y México, se descubrió que en esos países, sólo el dos por ciento de la población aborigen sufría de dolores reumáticos.

 

 

 

Publicado en la edición impresa del diario Clarín 26 de Enero del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo