Tu alimentación

Una feria orgánica llegó a Las Cañitas y sorprende a los vecinos

11 de agosto de 2016

Cansados de la oferta habitual de las verdulerías y los supermercados locales, los vecinos de Las Cañitas en el barrio de Palermo, amanecieron ayer, con una grata novedad. Es que a una de sus calles más emblemáticas, el boulevard Indalecio Chenaut -que nace en Luis María Campos y muere en la cancha de polo-, llegó […]

organica-Canitas-propone-consumo-precios_CLAIMA20160804_0123_28

Cansados de la oferta habitual de las verdulerías y los supermercados locales, los vecinos de Las Cañitas en el barrio de Palermo, amanecieron ayer, con una grata novedad. Es que a una de sus calles más emblemáticas, el boulevard Indalecio Chenaut -que nace en Luis María Campos y muere en la cancha de polo-, llegó la Feria Sabe la Tierra. Se trata de una iniciativa que cuenta con el auspicio de Ferias y Mercados del Gobierno de la Ciudad, donde se pueden comprar todo tipo de productos orgánicos, a muy buenos precios y de la mano directa de sus productores.

La feria ya tiene presencia en otros barrios pero es todo un hallazgo en Las Cañitas, donde los vecinos ahora pueden encontrar, frutas y verduras agroecológicas en muchos casos a menor precio que en verdulerías y supermercados, como unas excelentes plantas de lechuga a $35 el kilo. Además hay productos especiales, como pollos orgánicos a $105 el kilo, huevos orgánicos a $50 la docena, quesos a $70 la horma, panes y budines integrales a $45, aceite de coco a $300 el medio litro, nueces orgánicas a $250, lácteos, chocolates, jugos naturales, salamines, pastelería, nueces confitadas, aceites esenciales y productos de cosmética natural.

“Trabajamos de forma itinerante y estaremos miércoles de por medio. Arrancamos hoy (por ayer) en este hermoso boulevard. La idea es conectar a productores y consumidores en un mismo lugar sin intermediarios. De esta manera, cuidamos los precios justos y el consumo responsable”, dice Luciana, coordinadora de la feria.

“Había muchos pedidos de vecinos que se quejaban de los altos precios de las verdulerías en Las Cañitas; y querían una feria en su barrio que antes no había. Con esta feria, acercamos muy buenos precios al consumidor porque justamente no hay intermediarios”, detalla Luciana.

Vincent es parisino, tiene 39 años y hace 6 años que vive en San Fernando con su mujer que es Argentina. “Yo trabajaba en lo orgánico en Francia y justo cuando llegué acá, abrió Sabe la Tierra, ahí descubrí ésta feria y me encantó. Fui primero cliente y de a poco empecé a trabajar con los pollos y huevos de campo que provienen de Cañuelas”, cuenta Vincent, que en Francia era técnico audiovisual en televisión, pero un día ya no quiso saber nada más con las pantallas y ahora se dedica a la venta orgánica. “Este lugar en Cañitas es divino. En Francia, todos los barrios y pueblos tienen sus propias ferias que allá se llaman mercados, pero no todos son orgánicos aunque, cada vez más, los consumidores reclaman eso. Buenos Aires se jacta de ser afrancesada, por eso está bueno que también incorporen el concepto de ferias que hay allá para comer más barato y más fresco”, agrega.

“Es una feria hermosa, toda la clientela es del barrio o de la zona y se arma un ambiente con muy buena onda, con degustaciones y muy cordial”, dice Leonardo, (45) mientras atiende su stand: “Yo trabajo para una productora de aceite de oliva extra virgen que se produce con prensada en frío. El prensado se hace con un molino de piedra como se hacía en época del virreinato. Somos el único productor que queda con esta técnica tan antigua en el país; y en el mundo quedan sólo 6”, detalla orgulloso.

Laura Ilal, (42) cuenta, mientras ofrece degustaciones en su stand, que el espíritu de la feria es que el consumidor acceda a los productos elaborados de manera artesanal, porque las diferencias con los orgánicos son muy notables. “Recibir productos directamente de la tierra también depende mucho de nosotros. Hacemos esto, para no esperar que las soluciones vengan de otros. Colaborar entre todos para que las economías regionales se reactiven y los productos realmente lleguen fácil y de forma accesible a cualquier consumidor, es una tarea muy gratificante”, relata.

Darío Lituri, (35) es un productor vegano. Cuenta que todas las delicatessens que también se pueden probar en su stand, son de su autoría y la de su hermano. Juntos elaboran sus productos “a conciencia”. “Ser vegano es respetar el reino animal. Nosotros elaboramos productos que no contienen ni huevos ni leche como: milanesas de pasta de garbanzo rebosadas con germen de trigo, matambrito de seitán, hamburguesa de quinoa con arroz yamani y vegetales, pero siempre tratando de emular a la carne vacuna para que también entre por los ojos”, comenta Darío.

En la feria también se pueden encontrar quesos de búfala y cabra a $120 la horma. Gruyere a $250 el kilo. Salame y longaniza de cerdo ahumado a $60 c/u. Pan integral de amapola y nueces orgánicas a $45. Pan de centeno, chia y girasol a $45 la horma de 900 gramos. Milanesas y hamburguesas de seitán con vegetales y arroz yamani a $90 el pack de 4. Lever de pasta de garbanzo con aceitunas y zanahoria bañado en pimentón a $50. Medialunas de algarroba con avena integral a $25 por 3 unidades y prepizzas de cebolla con tomate, 100% integrales a $50.

Feria Itinirante Sabe la tierra: Dónde y cuándo

En el Tren de la Costa en San Fernando; en Vicente López todos los sábados; en Belgrano, en Juramento y Ciudad de la Paz; en Zona Sur, en Canning, Ezeiza; en Maschwitz todos los sábados; y ahora en Las Cañitas, los miércoles por medio. El próximo miércoles estará Balvanera, en Callao y Lavalle.

 

 

 

 

Publicado en la edición impresa del Diario Clarín el 04 de Agosto del 2016 – Blog de Aníbal P. Revoredo